Acerca de mí

Me llamo Renate Fuchs. Soy empleada doméstica especializada, con una formación adicional de cuidado de ancianos y otra formación como adiestradora y cuidadora de perros (desde el 2005).

En el contexto de mi actividad como empleada doméstica especializada me había relacionado con las personas más diversas. Mis personas de contacto han sido familias, personas mayores o más jóvenes, así como personas con alguna discapacidad. Durante esta época me acompañaba mi perro Bert, un beagle.

 

Por casualidad, en aquellos momentos, vi durante una formación complementaria a un perro asistente, y quedé impresionada enseguida por el trabajo que realizaba con las personas. Esta experiencia me ha llevado a realizar yo misma una formación como adiestradora del perro asistente. Desde el comienzo solo me planteé que mi perro Bert recibiera una formación.

 

La formación en canis familiaris, bajo la dirección de Erik Kersting, que duró dos años, fue muy interesante e instructiva. Una vez concluí con éxito mis estudios, decidí formar a otro perro más. Mediante la formación, ya a la hora de elegir el cachorro, aprendí a prestar atención a las características que debe tener un perro para poder ser perro asistente. Con cuidado y con mi primer ensayo de idoneidad, elegí un perro. Encontré un perro adecuado llamado “Kalalassie ‘s be smart Art” de la cría de collie de pelo corto de la Sra. Weiss, de Nürtingen (Alemania). Para abreviar, lo decíamos “Conrad”. Lo formé y asistí – acompañada por Bert -, y ahora me acompaña en mi trabajo diario con los bípedos y con la formación de sus cuadrúpedos.

 

Para ello no solo hay que sentir amor por los perros, sino también tratarlos de forma justa. Procuro transmitir a las personas los “pilares básicos” del camino común. A menudo soy el apoyo, la guía de los propietarios de perros que dejan de reconocer a su perro como tal o que no han aprendido a comunicarse con él. Este es un componente decisivo que me gusta transmitir. El ser humano es el elemento clave para trabajar con el perro.

 

Espero haber podido transmitirles una breve impresión de mi trabajo con los cuadrúpedos. La satisfacción por mi trabajo, “el camino común”; es lo me más me gusta y lo que me hace seguir siempre adelante. Les animo a que ustedes también emprendan un “camino común” con sus cuadrúpedos.

 

Atentamente,

Renate Fuchs